Magret de pato con plátano y cebolla crujiente

magret de pato con platano¡Cómo me gusta poner fruta a los platos salados! Yo diría que como más fruta así que sola, (pero piña en la pizza no, por favor) ¡jej! Y es que es lo de siempre; dulce + salado = leptina loca… Es decir, nuestro sensor de saciedad se altera y por eso no podemos parar de comer, es lo que yo siempre he dado en llamar “efecto palomitesers”, el cual descubrí cuando de adolescente iba al cine y comía palomitas + maltesers combinados… Uno, otro, uno otro, ñam ñom, ñim ñam… ¡locura! Pero es que encima en esta receta de magret de pato entra en juego la grasa, que no es poca, dándole al plato una palatabilidad sublime que rematamos añadiendo el factor definitivo… ¡el crujiente de la cebolla! ¿Sabíais que los productos que tienen la palabra “crujiente” en el envase son los más vendidos? Lee más sobre esto en este post.
Además, cuanto más palatable es un alimento, antes lo elegiremos para comer (esto se debe al “circuito hedónico”) y más se estimula nuestro cerebro (circuito de recompensa). Lee más sobre estos circuitos en este post.

Total, que este magret de pato con plátano es una receta súper fácil, sabrosa, palatable, jugosa, crujiente, bonita y vistosa, de esas por las que en un restaurante te clavarían 20€ o más… (y en realidad el coste por ración es de unos 4€) ¡Ideal para días especiales! Sobretodo acompañada de un buen vinito tinto ^.^ ¿no os parece? Yo la voy a hacer para estas fiestas 😀 La acompaño con patatas bien sazonadas para contrastar, pero podéis poner otra guarnición que se os ocurra.

IMG_20151210_193131Ingredientes:
(Para 2 personas)

Continue reading

¿Por qué nos volvemos adictos al azúcar? – Circuito hedónico y circuito de recompensa

adictos al azúcar¿Cuántas veces has oído aquello de “lo que más me gusta es lo que más engorda” (mientras alguien se zampa una hamburguesa del McDonalds) o “lo mejor de la vida es lo peor para la salud”? ¿Y si os digo que, en realidad, estamos perfectamente diseñados para que nos guste comer y hacer todo aquello que es mejor para nosotros…?
Estoy hablando del circuito hedónico y el circuito de recompensa.

Circuito hedónico

El circuito hedónico fue algo muy útil hace millones de años durante toda nuestra evolución. Este circuito hace que el cerebro sepa que tan calórico/nutritivo es un alimento sólo por su palatabilidad. Cuanto más sabroso/palatable era un alimento, mayor era su aporte calórico, con lo cual, en el entorno de escasez en el que hemos evolucionado durante millones de años, nos hacía elegir comernos la grasa de un animal o una fruta madura antes que un hierbajo insulso. Es decir, servía para no perder el tiempo comiendo cosas poco nutritivas y poco calóricas y así obtener la máxima energía posible y además acumularla en forma de grasa para sobrevivir épocas de “vacas flacas”.

adictos al azúcar

¿Alguien se cree que voy a comerme esa manzana?

Ahora bien, todo lo bueno que tuvo el circuito hedónico entonces, lo tiene de “malo” ahora. Hoy en día nuestro cerebro sigue funcionando igual, sigue creyendo que la comida no abunda a nuestro al rededor y que debemos aprovechar al máximo lo que encontramos. La diferencia es que ahora nuestro entorno ha cambiado mucho, entre otras cosas, ahora hacemos trampa, fabricamos “alimentos” (productos, en realidad) exageradamente palatables, en los que entran siempre en juego la grasa, la sal y el azúcar juntos, ya sea un producto dulce o salado. ¡Estos sabores no se encuentran nunca juntos en un mismo alimento en la naturaleza! (aunque los cocos se le acercan…). Así que hoy en día, ante la duda de elegir entre una pizza llenísima de ingredientes saladitos, base crujiente y muuucho queso y un helado de chocolate con caramelo de postre o un plato (muy digno) de ensalada variada con pollo, aceite de oliva y unas mandarinas de postre… el circuito hedónico nos hará elegir la pizza y el helado, porque sólo recordando el sabor tan palatable ya sabe que eso tiene mayor aporte calórico y, además, nos dirá que comamos toooodo lo posible de esa mierda cosa tan buena y luego nos recompensará (circuito de recompensa) con una buena dosis de endorfinas que nos dejará más agustico que una cesta gaticos al lau de una estufa 😛 Continue reading

Boniatos rellenos de ibérico

Boniatos rellenos de ibéricoMe encanta (aunque pudiera parecer lo contrario) cuando estoy en el supermercado con mi lista de compra bien preparada y mi menú semanal más que estudiado y confirmado y entonces… ¡Chan chan CHAAAAN! No hay algo de lo que busco o veo algo que de repente me apetece muuucho. Eso me obliga a reaccionar deprisa y ponerme creativa para pensar en otra opción. Así ocurrió con esta receta. Yo iba a hacer unas albóndigas con arroz (era para el día de recarga de carbohidratos) con la maravillosa carne picada de cerdo ibérico de bellota que tenía en el congelador, pero de camino al supermercado ¡vi unos boniatazos que me llamaron por mi nombre y apellidos! Redonditos, gorditos… Oooooh, ¡ya es otoño! Así que me dije, a la mierda porra el arroz, quiero boniatos… ¡Boniatos rellenos de ibérico!

Ingredientes:
(Para 2 personas)

  • 400/500g de carne picada de cerdo (ibérico de bellota en mi caso).
  • 2 boniatos bien redonditos.
  • 1 cebolla.
  • 2 cucharadas de mascarpone (opcional).
  • 1 trocito que queso curado para rayar (opcional).
  • 1 cucharadita de mantequilla de pasto o aceite de coco.
  • Pimienta negra.
  • Sal marina.

Continue reading

Kefta de ternera con cuscús de coliflor

kefta de ternera con cuscús de coliflorHace mucho que no publico una receta, ¡lo sé! Pero estoy segura de que el kefta os gustará tanto que me perdonaréis 😛 Es algo fácil de hacer, fácil de comer, fácil de guardar y recalentar, perfecto para tuppers incluso.
A mi me encantan las recetas de carne picada originales, pues es una carne barata que me gusta comprar (¡de pasto!) y me aburre hacer siempre hamburguesas o pastel de carne…
A ver qué os parece :)

Ingredientes:

  • 1/2 kilo de carne picada de ternera.
  • 1/2 cebolla.
  • 1 diente de ajo.IMG_20150918_025600
  • 1 huevo.
  • Cúrcuma..
  • Comino.
  • Canela.
  • Pimentón dulce.
  • Pimentón picante.
  • Perejil.
  • Sal.
  • 1/2 coliflor.
  • AOVE

Continue reading