30 tapas paleo (para poder salir por ahí sin desmadrarse)

¡Hola primates!
Como siempre digo, está genial darse caprichos de vez en cuando, o como lo llaman los modernos (y yo misma, para qué engañarnos): hacer un “cheat meal“, o sea, “comida trampa”. Unas tapas con unas cervecitas (artesanas por favor), una buena pizza con un vinito… Pero lo cierto es que hay veces que no apetece pasarse mucho o quizá tu intestino no te permite demasiadas locuras ¿verdad? Por eso os he hecho una lista de 30 tapas paleo que podéis comer si vais por ahí sin salirse demasiado de madre. Obviamente no serán todas paleo 100%, pues no sabemos con qué aceites están cocinadas (y no será con aceite de coco virgen), no serán animales criados en libertad ni verduras ecológicas… Pero tampoco estaremos comiendo harinas, azúcares, etc… 🙂tapas paleo

Prepárate porque ahora te va a entrar hambre 😛 : …más »

Análisis: CRO Paleo Bar (barritas paleo)

¡Hola primates!

Resulta que la gente de Anastore me ha enviado unas nuevas barritas paleo 100% (y veganas) para que las pruebe y os cuente qué tal son. Antes que nada, aclaro que mi opinión es siempre totalmente sincera, no me influye en absoluto si es un producto que envía su fabricante o distribuidor o es algo que he encontrado en los pakis de enfrente 😛cro paleo bar barritas paleo

En el vídeo me veréis probando las barritas paleo CRO Paleo Bar, mostrándolas y explicándolas bien, pero no está de más hacer también por escrito esta pequeña reseña.

Presentación:

Aprobado. Diseño de la caja de cartón con motivos paleo, producto fácilmente identificable como barritas paleo a pesar de que su nombre, “CRO”, no nos dice nada (pero lo aclara con “Paleo Bar”). En la misma caja ya vemos la imagen de todos sus ingredientes, sin trampa ni cartón, esos son todos ellos. Cada caja incluye 6 barritas paleo de 40g cada una. Continue reading Análisis: CRO Paleo Bar (barritas paleo)

Día de la Tierra – Tú te comes la mierda que tiras

Hoy es el Día de la Tierra, una buena oportunidad para reflexionar sobre cómo (no) estamos cuidando el planeta y blablablablablablablaaaaa… Esto es lo que muchos oyen, y yo me incluía hasta hace poco en ese grupo, me parecía un discursito inútil, repetitivo y cansino de hippie come-flores… día de la tierraPor algún extraño motivo sentimos la Tierra como algo lejano, de la misma manera que nos da igual que caigan bombas a miles de kilómetros, es como que no nos toca, nos queda lejos. Supongo que es porque la supervivencia del individuo va por encima de la supervivencia de la especie, pero déjame que te diga una cosa…

Tú te comes la mierda que tiras

Te haré una pregunta muy tonta; Si dejas de barrer tu casa… ¿Quién se va a comer el polvo? Deja de pensar en la Tierra como algo que nos enseñaron en el cole que hay que cuidar, como una obligación moral, como hacerse la cama por las mañanas (qué más da, si a la noche la deshago otra vez) y empieza YA a darte cuenta de que la mierda que tiras te vuelve y te la comes, LITERALMENTE.

dia de la tierra

Lavas tu nueva camiseta barata made in china llena de tintes tóxicos con jabones llenos de parabenos antes de usarla, para que no te irrite la piel, dicen ¿no? ¿Y a dónde va el agua del lavado? Ah sí, al mar… Y luego vas tu a comerte tu salmón salvaje para comer sano… Salmones salvajes más tóxicos que los tintes de tu ropa, llenos de disruptores endocrinos peligrosísimos.
Tómate un chupito de detergente y ahórrate el viaje de ida y vuelta.

Continue reading Día de la Tierra – Tú te comes la mierda que tiras

¿Por qué nos volvemos adictos al azúcar? – Circuito hedónico y circuito de recompensa

adictos al azúcar¿Cuántas veces has oído aquello de “lo que más me gusta es lo que más engorda” (mientras alguien se zampa una hamburguesa del McDonalds) o “lo mejor de la vida es lo peor para la salud”? ¿Y si os digo que, en realidad, estamos perfectamente diseñados para que nos guste comer y hacer todo aquello que es mejor para nosotros…?
Estoy hablando del circuito hedónico y el circuito de recompensa.

Circuito hedónico

El circuito hedónico fue algo muy útil hace millones de años durante toda nuestra evolución. Este circuito hace que el cerebro sepa que tan calórico/nutritivo es un alimento sólo por su palatabilidad. Cuanto más sabroso/palatable era un alimento, mayor era su aporte calórico, con lo cual, en el entorno de escasez en el que hemos evolucionado durante millones de años, nos hacía elegir comernos la grasa de un animal o una fruta madura antes que un hierbajo insulso. Es decir, servía para no perder el tiempo comiendo cosas poco nutritivas y poco calóricas y así obtener la máxima energía posible y además acumularla en forma de grasa para sobrevivir épocas de “vacas flacas”.

adictos al azúcar
¿Alguien se cree que voy a comerme esa manzana?

Ahora bien, todo lo bueno que tuvo el circuito hedónico entonces, lo tiene de “malo” ahora. Hoy en día nuestro cerebro sigue funcionando igual, sigue creyendo que la comida no abunda a nuestro al rededor y que debemos aprovechar al máximo lo que encontramos. La diferencia es que ahora nuestro entorno ha cambiado mucho, entre otras cosas, ahora hacemos trampa, fabricamos “alimentos” (productos, en realidad) exageradamente palatables, en los que entran siempre en juego la grasa, la sal y el azúcar juntos, ya sea un producto dulce o salado. ¡Estos sabores no se encuentran nunca juntos en un mismo alimento en la naturaleza! (aunque los cocos se le acercan…). Así que hoy en día, ante la duda de elegir entre una pizza llenísima de ingredientes saladitos, base crujiente y muuucho queso y un helado de chocolate con caramelo de postre o un plato (muy digno) de ensalada variada con pollo, aceite de oliva y unas mandarinas de postre… el circuito hedónico nos hará elegir la pizza y el helado, porque sólo recordando el sabor tan palatable ya sabe que eso tiene mayor aporte calórico y, además, nos dirá que comamos toooodo lo posible de esa mierda cosa tan buena y luego nos recompensará (circuito de recompensa) con una buena dosis de endorfinas que nos dejará más agustico que una cesta gaticos al lau de una estufa 😛 Continue reading ¿Por qué nos volvemos adictos al azúcar? – Circuito hedónico y circuito de recompensa